ejercito-chile armada-chile fuerza-aerea carabineros-chile
1 y 2 de octubre de 1814 ANTECEDENTES DE LA BATALLA (DESASTRE) DE RANCAGUA
“Divide y vencerás”, reza el lema que se atribuye al emperador romano Julio César; el problema es cuando las fuerzas que tienen un mismo propósito se ven afectadas por el protagonismo de sus líderes, que en nuestro caso y, para la ocasión que se recuerda, fueron José Miguel Carrera y Verdugo con Bernardo O’Higgins Riquelme.

“Divide y vencerás”, reza el lema que se atribuye al emperador romano Julio César; el problema es cuando las fuerzas que tienen un mismo propósito se ven afectadas por el protagonismo de sus líderes, que en nuestro caso y, para la ocasión que se recuerda, fueron José Miguel Carrera y Verdugo con Bernardo O’Higgins Riquelme.

La épica acción de las fuerzas patriotas recordada en esta efeméride se enmarca en el período de nuestra historia patria denominado “Independencia” que transcurre entre los años 1810 y 1818, con un quiebre entre los años 1814 y 1817, denominado “Reconquista” o mejor dicho “Restauración Absolutista”.
Para entender los acontecimientos, es necesario retroceder a marzo de 1813, cuando el entonces virrey del Perú, Fernando de Abascal, preocupado de la acción emancipadora obtenida por Chile y del arrojo y valentía de las fuerzas denominadas patriotas, expresadas en variadas estrategias contra las fuerzas realistas, comienza a enviar contingentes para retomar el control político. Se intensificó la llegada de refuerzos una vez que el rey de España recupera el trono en 1814, reactivando en algunos sectores del territorio, el sentimiento de pertenencia a la monarquía española, es así que llega a nuestro territorio el Capitán General Gabino Gaínza, consiguiendo triunfos importantes frente a los patriotas. Cabe señalar que la política interna tiene una fuerte crisis con sus líderes, entre los cuales independiente de sus méritos, los que mayormente marcaron divisiones fueron Carrera y O’Higgins, generando bandos que perduran hasta nuestros días.
Previo a la batalla en Rancagua, un golpe de Estado a manos de los hermanos Carrera se desarrollaba en Santiago cuya consecuencia fue la destitución del designado Director Supremo, Francisco de la Lastra de la Sotta. Las reacciones no se hicieron esperar, manifestándose un fuerte rechazo por parte del Ejército Nacional emplazado en la ciudad de Talca; fueron estas tropas las que solicitaron a Bernardo O’Higgins dirigirse a la capital para derrocar a José Miguel Carrera. El enfrentamiento, la batalla de Tres Acequias, acontece el 26 de agosto de 1814 en las proximidades de Nos, oponiéndose las fuerzas de 2000 hombres ce Carrera con tal sólo 500 de O’Higgins. La asimetría numérica dio el triunfo al primero, sin embargo algo ocurrirá, que conduce a la unificación de fuerzas, a petición y subordinación de O’Higgins por la gran amenaza que debían enfrentar, esto es, el desembarco en Talcahuano de los refuerzos realistas al mando de Mariano Osorio Pardo, destacado militar español que había luchado por la Corona contra las fuerzas napoleónicas. Llega a Chile al mando del Escuadrón de los Talaveras de la Reina, arrojados y temerarios soldados que se imponían por presencia doquiera éstos se presentaran, surgiendo innumerables historias de su actuar en las calles de nuestro territorio.
Las visiones de táctica y estrategia militar entre Carrera y O’Higgins tienen diferencias al momento de la planificación del sitio del enfrentamiento; Carrera esperaba que éste fuese en el sector de Angostura de Paine, en tanto O’Higgins le proyecta en las cercanías del Cachapoal.
 
El enfrentamiento de las fuerzas
Mariano Osorio raudamente avanzaba con sus hombres en dirección a la capital para ponerse al mando de Chile como Gobernador, es así como en la madrugada del 1 de octubre de 1814 atraviesan el río Cachapoal, prestos a enfrentar a las fuerzas patriotas. O’Higgins, que junto a sus hombres estaban apostados en Rancagua, envía un emisario para avisar a Carrera quien junto a sus tropas se localizaban en las proximidades de Angostura, con la finalidad que éste realizase un desplazamiento en apoyo a O’Higgins y sus hombres.
O’Higgins y sus aproximadamente 1900 hombres se concentran en la Plaza se Armas de Rancagua, donde sus pertrechos no superaban los 6 cañones, 1600 fusiles y 60.000 cartuchos; Carrera en tanto, al mando de 1873 hombres apertrechados con 4 cañones, 2.000 fusiles y 60.000 cartuchos en las proximidades de Angostura. Osorio había incrementado la tropa a medida que avanzaba hacia la capital y, en ese momento ya sus fuerzas contaban aproximadamente con 4.500 hombres, 16 cañones y 3.000 fusiles (Museo Histórico Nacional). El 1 de octubre, tres serían los ataques iniciales efectuados por los realistas sin mucho éxito, sin embargo, y dado que no llegan los refuerzos que O’Higgins esperaba por parte de Carrera, en los patriotas atrincherados en la plaza y en la iglesia, renacen sus fuerzas dando todo de sí, tras la orden de Osorio de incendiar la ciudad. El amanecer del 2 de octubre no fue afortunado, pues al divisar a lo lejos el fuego que consumía Rancagua, Carrera decide retirarse con su contingente. Osorio asesta su golpe a los patriotas que aún se encontraban atrincherados en la Plaza de Armas, debilitados por la tenaz batalla. Frente a este ocaso del conflicto, O’Higgins da la orden de recoger los animales disponibles emprendiendo retirada pero sin rendirse, atravesando una de las trincheras, con pérdida de muchos de sus oficiales y soldados. A campo traviesa se dirigen a Santiago. Los patriotas fueron derrotados y, a partir de ese momento el poder del territorio quedaba en manos de los realistas, iniciándose el período de la Independencia llamado “reconquista española” o bien “restauración absolutista”, dejando atrás a la Patria Vieja. Los patriotas sobrevivientes se dirigieron a Mendoza, donde apoyados por José de San Martín y sus hombres, comenzaron a organizar el Ejército Libertador que posteriormente cruzará Los Andes para reiniciar el control de los patriotas en el poder nacional.
(Fuentes: Historia Militar de Chile, Estado Mayor General del Ejército, Tomo I y Departamento Educativo Museo Histórico Nacional)