ejercito-chile armada-chile fuerza-aerea carabineros-chile
11 de Septiembre. Agrupación de hijos y nietos prisioneros del pasado
Nos hablan de justicia, a sabiendas de que nuestros padres y abuelos han sido juzgados bajo un proceso que no se aplica al resto de los chilenos precisamente por atentar contra derechos humanos fundamentales.

 Santiago, 11 de septiembre de 2018



La Agrupación “Hijos y Nietos Prisioneros del Pasado”, manifiesta su absoluto rechazo a la visita efectuada hoy al Penal Punta Peuco y a las declaraciones vertidas por diferentes legisladores del Frente Amplio.



Como cada septiembre, volvemos a ser objeto de un incesante hostigamiento, que con el tiempo ha pasado de críticas y acusaciones, a persecución, tortura y violencia física y psíquica. 



Nos hablan de impunidad, no obstante Chile es el único país del mundo en el cual subalternos sin poder de mando están presos. 



Nos hablan de justicia, a sabiendas de que nuestros padres y abuelos han sido juzgados bajo un proceso que no se aplica al resto de los chilenos precisamente por atentar contra derechos humanos fundamentales.



Nos hablan de igualdad, pero abogan para que a nuestros familiares se le niegue el derecho a la reinserción social o a la libertad condicional, que se le reconoce a todos los privados de libertad del país. 



Nos exigen verdad cuando nuestros padres son condenados sin pruebas, sino que en base a presunciones. 



Defienden los derechos humanos de algunos, pero desean y buscan la muerte de otros, y, nos hablan de respeto cuando constantemente nos atemorizan y violentan en nuestros hogares. 



Nosotros también vivimos y seguimos viviendo la persecución de la clase política que busca redimirse a nuestra costa por no haber actuado antes.  El 11 de septiembre es una fecha que todos los sectores utilizan para sus propios fines. Debemos poner un alto a los intereses y egoísmos personales, para dejar de generar división y odio. Chile está cansado, y nosotros estamos cansados de ser utilizados para ganar puntos en encuestas y para satisfacer la necesidad de condena, que no es justicia sino venganza.



Dejemos algo positivo a las nuevas generaciones, no les heredemos odios, divisiones, culpas ni responsabilidades que no les corresponden.